PABLITO FLOREZ: El Juglar de Ciénaga de Oro

Published on: 14 abril, 2016

Filled Under: Córdoba

Views: 161

Pablito Flórez, como lo dicen cariñosamente los lugareños, es de lejos uno de los hijos más célebres de Ciénaga de Oro. Ser orense y no saber de quién se trata implica incurrir en un vergonzoso acto de traición a las raíces locales. De hecho, su nombre ha dejado de designar a una persona para convertirse en un símbolo, una bandera de colores alegres que los lugareños ondean ante cualquier visitante con el pecho en alto. En cada calle del pueblo hay un biógrafo suyo. Alguien que lo acompañó en una parranda, que estrechó su mano y lo cuenta ahora con orgullo: “¿Pablito Florez? Claro. Cómo no. Si quiere yo le digo dónde queda su casa. En esa plaza él se sentaba a tocar la guitarra. Allí comía y aquí bebía. A él le gustaba salir a caminar por aquellos lados”. Como quien dice, no hay lugar en Ciénaga de Oro que no esté tocado de alguna manera por su presencia. Porque a Pablo Flórez puede vérsele como un ejemplo de superación para quienes creen que los orígenes humildes son un impedimento para triunfar en la vida. O como alguien que llevó al punto más alto el nombre del municipio gracias a sus dotes musicales. Puede que usted jamás haya visto el pueblo de cerca, pero otra cosa es que ignore los versos de esta canción:

Si supiera que la quiero

Volvería por esas tierras

Al pueblo  e’ Ciénaga de Oro

Donde tiene quien la quiera

Pudo haber sido mecánico como su padre, dijo en algunas entrevistas, pero la música le había deparado un destino diferente. Recibió algunas lecciones de guitarra de algunos músicos de la región, pero al fin de cuentas fue lo que fue gracias a su tenacidad y ganas de salir adelante. Sobra decir que fue su trabajo como compositor el que al final le dio brillo a su nombre. ¿Quién, efectivamente, que se precie de haber bailado alguna vez en un fandango, desconoce los Tres Clarinetes? El tema, incluso, fue escogido por la orquesta francesa la belle image, entre un puñado de temas folclóricos latinoamericanos, para ser interpretado en una plaza parisina. ¡Si el maestro hubiera sospechado hasta dónde llegaría su música!

La aventurera, por su parte, fue otro de sus grandes éxitos. Y si los Tres clarinetes transmiten una euforia sin orillas, La aventurera está impregnada de una tenue tristeza, provocada por la ausencia de la mujer querida. Los sabores del porro ya es asunto aparte. Impregnada de múltiples sabores, la melodía rinde tributo a la tierra cordobesa, y en un plano mucho más amplio destaca las bondades de la vida del campo frente a las falsas promesas de la ciudad, todo a través de las imágenes sugeridas por un ritmo musical:

Mi porro me sabe a todo

     Lo bueno de mi región

     Me sabe a caña, me sabe a toro

     Me sabe a fiesta, me sabe a ron

Como reconocimiento a una labor de toda la vida, Pablito Flórez recibió en 2008 el Premio Nacional Vida y Obra, entregado por el Ministerio de cultura, y poco después fue entrevistado por Ernesto McCausland en su programa Mundo Costeño. Allí dio muestra de su gracia natural para contar anécdotas y de la sabiduría acumulada en sus largos años de vida: “Hay que sonreírle a los momentos malos para disipar esa mala situación que nos brinda el destino”, dice desde su mecedora en un momento de la charla. En 2011, Pablito Flórez murió en la tierra que lo vio nacer. Pero quedó su legado: más de mil composiciones de distintos géneros que la gente no se cansa de cantar.

 

casa de la cultura_2

Los sabores del porro: un deleite para todos los sentidos No hay mejor manera de honrar la memoria del maestro Pablito Florez que a través del arte. Por eso la asociación ECUDEP, adscrita a la Secretaría de Cultura local, está preparando un drama musical, inspirado en Los sabores del porro, que será exhibido en la inauguración de la Casa de la Cultura, el 23 de marzo de este año. “Queremos resaltar todas las costumbres encerradas en la melodía —dice Abud Laca, presidente de ECUDEP—. Vamos a armar una especie de mercado donde estarán todos los sabores que evoca la canción”. Serán 8 parejas de jóvenes con edades que van de los 18 a los 25 años, acompañadas por músicos en vivo. Pero la puesta en escena involucra en total un grupo de aproximadamente 50 personas, según palabras de Lucho Burgos. Débora Aburia, tres veces ganadora en la modalidad de danza en el Festival del Bullerengue en Puerto escondido, es una de las encargadas de dirigir la coreografía. Esto nunca se había hecho acá en Ciénaga de Oro —dice Deborah—. Será una manera de enriquecer la Semana Santa a través de cultura, y de rendir un homenaje a Pablito Flórez, uno de los grandes personajes que ha dado nuestro departamento”.

 

pabloflorez

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario